Modernización y transparencia

La administración pública tiene un rol esencial en cualquier proyecto político. Es necesario que propiciemos su modernización, no sólo para proveer mejores servicios públicos a los ciudadanos y una infraestructura adecuada a las necesidades de crecimiento de la provincia, sino también para otorgar mayor competitividad a la economía jujeña, impulsar sus sectores productivos y promover la evaluación de la gestión de gobierno. En otras palabras, la modernización administrativa debe ser el factor que dinamice y consolide un proceso de desarrollo económico y social.
 
Todo programa de modernización implica implementar los más altos niveles de transparencia por parte del gobierno, en el sentido de dar a conocer cuál es el destino de los recursos públicos, así como también un proceso de rendición de cuentas completo. El rol que cumple aquí la oposición política es fundamental. 

Queremos que Jujuy tenga una administración pública accesible, moderna y eficiente. Para ello es preciso que gobierno y oposición sean siempre capaces de definir los objetivos estratégicos provinciales. Definido el plan, es indispensable que la oposición ocupe los organismos de control, para evitar que el gobierno se desvíe del plan, así como para evitar que sucedan hechos de corrupción.

Se precisa generar una profunda renovación, cuyo norte debe ser el desarrollo económico y social de nuestra querida provincia, y de ese modo romper con la inercia y atender los hechos que reclaman respuestas urgentes. Las prioridades deben ser la inversión en infraestructura, el mejoramiento de los servicios públicos y la preparación de los recursos humanos. Además, hay que terminar con la lentitud de sus procedimientos y su limitada capacidad de respuesta teniendo en cuenta que vivimos en la era digital.
 
Entiendo que el mayor potencial para promover el cambio es nuestra gente. Debemos apostar a incentivar el buen desempeño, la honestidad, la lealtad y la creatividad. Ello se debe acompañar de un plan de capacitación y profesionalización permanente para los trabajadores del Estado.

Para que nuestro plan de desarrollo provincial funcione es requisito principal que se respeten las instituciones. Debemos velar por la independencia judicial y de los partidos políticos. En otras palabras, debemos hacer cumplir la Constitución Nacional, respetando los derechos y garantías por ella consagrados. Otra provincia es posible. Mi compromiso por Jujuy es trabajar para que ello sea una realidad.