Una provincia productiva y con más trabajo

Es necesaria una política de empleo que contemple la historia y las riquezas de Jujuy. Hoy observamos que sólo se habla de una matriz productiva que pretende basarse en la producción agropecuaria y extractiva que no es más que la misma que tenía la provincia en 1880, sin atenderse de manera prioritaria la necesidad de una mayor cantidad de empleo industrial.
 
Necesitamos una matriz productiva jujeña con cada vez mayor cantidad de valor agregado, priorizando los sectores de mano de obra intensiva. Casos como el litio o las energías renovables deben ser objeto de un desarrollo industrial que integre a todos los sectores de la cadena productiva. 
 
Este es un desafío que requiere políticas de empleo de avanzada y que puedan abordar todas las variables. Debemos poner en las manos de los productores y fabricantes jujeños todas las ventajas que estén a disposición y buscar incluso nuevas, como una reforma tributaria más progresiva y equitativa.

Por otro lado, la generación de empleo no podrá afrontarse sin la participación de la juventud. Una juventud formada es una juventud capaz para ponerse a la altura del desafío. Es necesario estimular la formación profesional y académica de nuestros jóvenes llegando a cada rincón de nuestra Provincia, articulando con el sector educativo, sindical y empresario.